Es lo que tiene ir a un festival de cine sólo y verte doce películas en dos días, que no tienes a tiempo para mucho más. Comer, beber, dormir, ducharte y hablar con la gente. Y claro, el poco tiempo que tienes delante del PC te dedicas a, por ejemplo, desconectar del festival actualizando otras