Paddington: Un osito peruano de más de medio siglo de edad que rejuvenece en 2015

El pasado 6 de Enero, festividad de Reyes, se estrenaba en nuestras pantallas “Paddington”, una cinta cuyo personaje protagonista es a Londres lo que los Beatles, Harry Potter o el té con pastas: Todo.

Lo que hoy en día es todo un emblema de los británicos, surgió en la cabeza del escritor Michael Bond en 1958 cuando este decidió regalarle un muñeco con forma de oso a su primera esposa, al verlo solo en la estantería de una tienda cercana a la estación del mismo nombre. Este hecho, desembocó en la creación de una serie de libros centrados en el personaje de un joven oso procedente de Perú, que llega a Londres en busca de una vida mejor y de una familia que le adopte, como tantos niños en la época de posguerra. Al llegar a la estación de Paddington, se encuentra con la familia Brown, quienes se harán cargo de él provisionalmente… O eso acuerdan en un primer momento.

A los libros con las aventuras del oso Paddington siguieron los cómics, a éstos, la serie de televisión y un infinito merchandising centrado en el personaje. Sin embargo, no es hasta 2015 su salto a la gran pantalla.

Al situarse el comienzo de la historia original a finales de la década de los 50, Paul King, director y guionista de la cinta, obligatoriamente ha tenido que hacer una adaptación del argumento para trasladarlo a la época actual y así, poder acercarse a diferentes públicos. El resultado es una entrañable historia apta para todas las edades, con un personaje protagonista tremendamente torpe pero al que dan ganas de abrazar desde el primer momento. Película familiar que transmite multitud de valores positivos y con numerosos guiños a otras películas como “Solo en casa”, “Los pájaros”, o “Mission Impossible”, entre otros, muy divertidos todos ellos. No decepcionará a aquellos que ya conocían la historia pese a su (lógico) desfase histórico, ni a los fans del cine en general.

El “padre” original de la criatura, el anteriormente citado Michael Bond, quedó gratamente sorprendido tras el visionado de la película. No es de extrañar.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *