¿Merece la pena “El Hobbit; un viaje inesperado” en HFR 3D? Tenemos la respuesta

La gran duda que tiene todo los fans de las nuevas tecnologías y de JRR Tolkien, ¿merece pagar más para ver este nuevo formato? Yo no las tenía todas conmigo con el nuevo invento que se había sacado de la manga Peter Jackson de rodar el film a 48 fotogramas por segundo pero he tenido la oportunidad de ver “El Hobbit; un viaje inesperado” en HFR 3D y mi respuesta es contundente; sí. Explico mis sensaciones.

Es la alta definición de la alta definición. El estilo y las texturas que tiene las películas que hemos visto hasta ahora desaparecen con el HFR. Todo es más nítido, claro y parece como más real, como si estuviera grabado como una serie de televisión. Si os dijera que es como si lo estuvierais viendolo allí en directo estaría exagerando pero es una sensación muy cercana a esa, sobre todo con las escenas de acción, que lo hace todo tan real y desaparece esas imágenes borrosas cuando hay mucho movimiento. Los personajes hechos por ordenador parecen auténticos (en especial Gollum y esos primeros planos de su cara, que te crees en todo momento que es real) y para mi no ha habido ningún momento en el que los decorados parecieran cartón piedra. El 3D está muy bien aprovechado y ayuda bastante al nuevo formato, dandole profundidad y metiendote más en la película. Tiene esos efectos que hecho en falta en otros films como que parece que va a salir cosas de la pantalla. Puede parecer algo infantil pero el 3D no sólo es profundidad.

En la parte negativa, reconozco que, al principio, me he mareado un poco y, cuando ha terminado la película, he salido de la sala con picores en los ojos, como si los tuviera cansado. Tal vez sea tras un día largo despierto o por el esfuerzo visual realizado ya que es el doble de información para nuestra vista. Otro detalle ha sido que en algunas escenas, los movimientos de algunos personajes parecen como si fueran más rápido de lo normal. Leí algunas opiniones que decían que era como ver “El show de Benny Hill” y, no llega a tal punto pero casi aunque tranquilos, no sucede en toda la película pero sí en ocasiones muy puntuales (un par). Cuando vea la versión a 24 fotogramas por segundo os podré confirmar si pasa también o sólo en el HFR 3D. Otra cosa en su contra es que, como he dicho antes, en las escenas de acción se nota la mejoría pero otras escenas, más tranquilas, pasa un poco más desapercivido.

Muchos puntos a favor pero muchos puntos en contra. ¿Cuál es mi veredicto? Como he dicho antes, merece la pena y sí, volvería a ver una película en HFR 3D. ¿Lo malo? Que sólo está en este formato “El Hobbit; un viaje inesperado”. Ya depende de cada uno. ¿Y tú, qué opinas?

One Comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *