Festival de Sitges 2015 – Crónica – Día 05 y 06

Es lo que tiene ir a un festival de cine sólo y verte doce películas en dos días, que no tienes a tiempo para mucho más. Comer, beber, dormir, ducharte y hablar con la gente. Y claro, el poco tiempo que tienes delante del PC te dedicas a, por ejemplo, desconectar del festival actualizando otras cosas (trailers, fechas de estreno, etc) y pasas de hacer la crónica diaria, acumulándose y dejandola para otro día. Y ese momento ha llegado ahora, que tengo un hueco de más de dos horas entre pase y pase.

DÍA 05

Hoy he comenzado con “Youth”, lo nuevo de Paolo Sorrentino y protagonizada por Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weitz y Paul Dano, entre otros. Historias de la Buchinger suiza. Buen reparto (tanto los secundarios como los principales), buen montaje (me ha entretenido todo el rato), buena fotografía (algunos momentos parece postales), buena BSO (la vas a buscar en Youtube),… Sí, me ha gustado, ¿se nota? XD El film tiene algunos diálogos que, por momentos, parece que el director habla mediante los personajes para responder a algunas cuestiones o reflexiones, y otro diálogos/monólogos que te marcan o te hacen pensar. Tiene momentos apabullantes (Weitz con Caine en el masaje) o graciosos (Dano interpretando a su personaje de su personaje). Me ha dejado muy buenas sensaciones. No soy de los que idolatran a “La gran belleza” pero “Youth” me ha gustado igual o incluso más. Por cierto, ¿qué hace “Youth” en este festival? Porque no, no pinta nada aquí. Pero yo que me alegro de que la hayan traido y haberla disfrutado.

Tras una pausa para dar una vuelta, comienza una selección de cintas que hacen que éste sea uno de los peores días de lo que llevo en Sitges, en cuanto a calidad de largometrajes. Entro en la sala Tramuntana para ver “Strangerland”, película protagonizada por Nicole Kidman, Hugo Weaving y Joseph Fiennes. A pesar de unas más que decentes actuaciones (quiero destacar a Kidman, que tiene algunas escenas memorables) y de una buena fotografía, la cinta es soporífera y lenta a más no poder ya que no transmite ni tensión ni intriga. Comienza interesante pero se va desinflando y entreteniendose en marearnos, intentando buscarnos algunos motivos distintos de cómo va a acabar todo cuando ya sabemos cómo va a acabar a mitad del metraje. Prescindible, y olvidable.

Llueve. Corriendo para ver “The Crimson Whale”, una corta película surcoreana de animación. Y gracias que es corta porque se me ha hecho eterna. Fallida en su montaje (empieza bien pero continua cuesta abajo y sin frenos ya que no termina de arrancar en ningún momento y te da igual lo que le pase a los personajes e incluso a la villana ballena). Y tiene un final “Coitus interruptus”, de los que dices, “¿Ya? Pues vaya”. Pérdida de tiempo.

Salir, hacer cola y entrar de nuevo en un Retiro con goteras. Ahora toca “Inner demon”, película que ya me había advertido que me podía ahorrar. Y tenía que haberles hecho caso a esa sabia gente. Tras un comienzo prometedor y algunos momentos de tensión (la protagonista está dentro de un armario media cinta), el film decae de manera estrepitosa con un final cogido con pinzas. La idea es buena pero está mal rematada. Una pena.

“¿La cosa podía ir a peor?” me preguntaba. ¡Que ingenuo soy a veces! Tocaba ir a Prado para “Valley of Love”, protagonizada por Isabelle Huppert y Gérard Depardieu. Dos grandes actores que intentan salvar la película pero no lo consigue. Y eso de el film va de menos a más pero, lamentablemente, es floja, con un final de los que te puede gustar o no. A mí me gustó pero no es suficiente. Por cierto, Depardieu se tira en bañador casi toda el metraje.

Soy de los que pienso que si un día va mal, hay que intentar mejorarlo de alguna manera, por lo que decido ver la sexta cinta del día, la coreana “Office” y, afortunadamente, acierto, no sé si porque el nivel de visionados del día era muy bajo que cualquier cosa medio decente lo mejoraría o porque la película lo vale. Creo que es más lo segundo aunque hay parte de lo primero. Largometraje entretenido, con sus momentos de tensión, algún que otro susto. Me ha recordado a varias películas míticas de terror, tanto por su argumento como por algunas escenas (que no voy a desvelar por posible spoiler). No me parecería extraño que saquen una secuela.

Y colorín, colorado, el día de hoy, por fin, se ha acabado. A dormir algo, que el cuerpo y la mente me lo piden a gritos. De seis pelis visionadas hoy sólo dos me han gustado y una de ellas está ahí ahí.

DÍA 06

El cansancio, físico y psicológico, y el dormir poco hace sus estragos durante todo el día de hoy y me es difícil no dar alguna cabezada en alguna película, sobre todo en una a la que tenía muchas ganas.

El día comienza con “Green Room” y bastante bién, la verdad. Me parece de lo mejorcito del Festival (no digo de lo mejor pero, dependiendo de los próximos días, puede estar en el top cinco de mis películas de este año en Sitges). Te tiene enganchado la hora y media de película, cosa que ya agradezco de antemano, ye te pasa el tiempo volando gracias a la tensión que transmite, con un argumento que puede ser muy simple pero que está muy bien desarrollado y claustrofóbico. Y todo ello con música metal a todo volumen y neonazis buscando bronca. El reparto está bastante bien y ojo al pequeño pero gran papel de Patrick Stewart.

Y ahora tiempo para una de las películas más esperadas por mí y muchos de esta edición del Festival de Sitges 2015. Se trata de “Macbeth”, la nueva adaptación cinematográfica de la obra de Shakespeare dirigida por Justin Kurzel y protagonizada por Michael Fassbender y Marion Cotillard. Y ha sido una pequeña decepción. Audiovisualmente espectacular, protagonistas más que correctos, sin embargo, ritmo tan pausado que roza el aburrimiento y las ganas de dormir a una prensa que no necesita ésto, ya lleva seis días sin apenas dormir. Imposible estar atento los 113 minutos que dura el film y el que os escribe este truño crónica reconoce abiertamente que ha dado dos cabezadas durante la proyección. A pesar de sus virtudes, no será recordada en el futuro, salvo por los detalles técnicos.

Sin prisa pero sin pausa toca turno para el documental “Elstree 1976”, documental realizado por crowfunding que da una visión sobre los extras (actores y actrices de los que salen apenas unos segundos o ni eso en alguna de las entregas de la saga) antes, durante y después del universo “Star Wars”. Y, aunque no lo parezca, me he quedado con ganas de saber más. Supongo que será porque me gusta todo lo relacionado con el “efecto fan”.

Y otra vez de un cine a otro, esta vez al Auditori, para ver “Slow West”, cinta protagonizada por Michael Fassbender y Kodi Smit-McPhee. Aunque tenga un ritmo lento, va de menos a más, y con un final que, en parte, no me esperaba. Destaca una buena fotografía pero un reparto que no maravilla pero sí llega al espectador. De usar y tirar.

Y corre, corre, que llego tarde. Turno para “Assassination”, película, una vez más, coreana que sufre de altibajos en el ritmo, sobre todo en su primera hora debido a que son varias historias y quieren explicarlo todo para que lo entendamos. Por suerte, en la segunda hora se arregla gracias a las escenas de acción. Buena ambientación, buenos decorados y buen vestuario. Se puede ver y no morir en el intento.

Y en la sexta y última película del día, toca disfrutar del documental “Hitchcock/Truffaut”, un gran reportaje sobre dos grandes del cine. Para amantes del séptimo arte y en especial de Hitchcock, ya que se explica la relación que tuvieron estos dos grandes directores mediante imágenes y audios de la entrevista que hizo el francés al inglés (y por momentos al revés) así como la aparición de grandes directores actuales dando su opinión sobre los dos directores.

Finaliza para mí el día. Por un momento pensé en el quinto día que el no descansar lo suficiente afectaría a mi opinión pero en el sexto día, al estar más cansado, noto que no pero necesito dormir más de cinco horas o no llegaré al sábado.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *