DiCaprio: Arrastrarse para sobrevivir. Levantarse para avanzar

La última cinta de Alejandro González Iñárritu, protagonizada por Leonardo DiCaprio, es una de las grandes favoritas en la ceremonia de los Óscar que tendrá lugar a finales de éste mes de Febrero. Con ésta, hasta en 4 ocasiones ha sido nominado DiCaprio como Mejor actor principal. Quizá sea éste su momento y consiga alzarse con el preciado galardón, ya que ésta vez, parte como Gran favorito, pero el camino no ha sido fácil para él. Al igual que el personaje que le ha valido su hasta ahora última Nominación, ha tenido que luchar mucho y competir contra “grandes bestias” para llegar hasta aquí.

Leooscar

El pasado 5 de Febrero se estrenaba en España El renacido, de Alejandro González Iñárritu, película protagonizada por Leonardo DiCaprio que cuenta con un total de 12 Nominaciones a los Premios Óscar de éste año, a saber: Mejores efectos visuales, mejor mezcla de sonido, edición de sonido, Vestuario, maquillaje, diseño de producción, Fotografía, mejor edición, actor de reparto (Tom Hardy), mejor película, director y actor principal.  DiCaprio se enfrenta por tanto con ésta a su quinta Nominación al Óscar, como ya sucediera con El aviador, Diamante de sangre y El lobo de Wall Street y una como actor de reparto por ¿A quién ama Gilbert Grape? en el año 1993 (supuso su primera Nominación en éste Certamen).

Su interpretación del explorador Hugh Glass le ha valido un Globo de Oro y aparece como el gran favorito en casi todas las quinielas, tan sólo amenazado por la sombra de Bryan Cranston (más conocido por el público gracias a su papel de Walter White en la serie Breaking Bad) quien con su papel en Trumbo, le sigue muy de cerca. En lo que respecta a los otros tres nominados: Michael Fassbender (Steve Jobs), Eddie Redmayne (La chica danesa) y Matt Damon (The Martian), no parece que supongan mayor peligro para DiCaprio en su lucha por lograr de una vez la estatuilla dorada, aunque nunca se sabe…

Nadie duda de que hoy en día, el actor que se dio a conocer a lo grande con Titanic (1997) y que nos ha dado personajes irrepetibles, es uno de los más queridos por la crítica y el público así como por directores tan dispares como Martin Scorsese (ambos han colaborado en 5 películas y ya preparan su 6º proyecto en común, la que será una recreación de la novela basada en hechos reales “The Devil in the White City”, del escritor Erik Larson. Con Baz Luhrmann, ya colaboró en Romeo + Julieta, pero volvió a ponerse de nuevo a sus órdenes en la adaptación de la obra de F. Scott Fitzgerald El Gran Gatsby (2013). Gracias a Christopher Nolan, somos muchos los fans de la grandísima Origen, (2010). En J. Edgar (2011) de Clint Eastwood, DiCaprio interpretaba al dirigente del FBI J. Edgar Hoover, pero su primer papel como “Malo-malísimo” se lo debe a Quentin Tarantino en el western Django Desencadenado (2012). Los ejemplos son muchos, estamos ante un ejemplo de madurez actoral en toda regla. El Leonardo DiCaprio que comenzara allá a principos de los 90, no tiene nada que ver, afortunadamente, con el (Gran) intérprete que es hoy.

Como les sucede a la mayoría de actores dentro y fuera de Hollywood, los inicios de DiCaprio tampoco fueron nada fáciles. Su primer papel protagonista en una película vino de la mano de la saga de terror Critters, en concreto en la 3ª parte (1991). En varias ocasiones el actor ha confesado que se arrepiente de haber rodado ésta cinta. Pero desgraciadamente no es la única de la que no guarda muy buenos recuerdos. A finales de la década de los 90, Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire protagonizaron una cinta independiente: Don’s Plum (su traducción al castellano sería algo así como “El ciruelo de Don”). Se trata de un filme que jamás se llegó a estrenar en Estados Unidos a petición de sus protagonistas. Con el tiempo y debido a la notoriedad alcanzada por ambos actores, sí que ha habido intención de recuperar ésta obra y sacarla a la luz de nuevo, pero todo intento de difusión de la misma ha sido siempre saboteado tanto por Leonardo como por Tobey. Se ve que en la escalada a la Fama y el Reconocimiento no siempre “todo vale”, sobre todo cuando quieres hacerte un nombre en Hollywood y, ya puestos, lograr un Óscar.

Desde hace un tiempo, son muchas las voces que sostienen la teoría de que Leonardo no consigue ganarse el afecto del jurado con derecho a voto en los premios con mayor número de seguidores y más reconocidos en el panorama cinematográfico mundial, ya que no acaba de entenderse que al mismo actor poseedor de 2 Globos de Oro (en 2013 por El lobo de Wall Street y en su última edición por su papel en la cinta de Iñárritu) aún se le resista el Óscar.

Si hay algo que diferencie la candidatura de DiCaprio de éste año con respecto a sus anteriores Nominaciones, es que interpreta a un luchador, un auténtico superviviente que ya lo ha perdido todo y que por tanto, no tiene absolutamente nada que perder. Es ése tipo de personaje que se gana el afecto y la simpatía del espectador desde su aparición en pantalla, tan del gusto del Jurado en anteriores ocasiones. Los luchadores siempre son los dignos ganadores en cualquier tipo de competición, sea cual sea el resultado. Ya veremos si en éste caso, “no hay quinto malo” para Leo.

La quinta Nominación al Óscar del actor coincide con la 88ª Ceremonia de los Premios  y tendrá lugar el próximo 28 de Febrero. Contará con Chris Rock como anfitrión en una ceremonia que ya de entrada, viene precedida de la polémica, ya que por segundo año consecutivo ningún actor afroamericano ha sido nominado en las categorías principales. Rock, quien ya fue presentador de la gala en el año 2005, ha tenido que enfrentarse a las críticas y a las presiones para que no presente la gala.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *