“Del revés (Inside Out)” y su cóctel emocional

La última cinta de Disney – Pixar, llegaba a las pantallas españolas el pasado 17 de Julio y ya es considerada por muchos como la mejor obra, hasta el día de hoy, del tándem por antonomasia de la animación. No es para menos.

La película te sumerge desde el principio en la mente de la joven Riley desde que es un bebé, hasta la época actual, cuando cuenta con 11 años y es una pre – adolescente que tiene que pasar por una situación tan traumática como mudarse de ciudad junto a sus padres y comenzar una nueva vida en una nueva ciudad: San Francisco.

Gracias a las emociones que rigen la vida de Riley: Alegría, tristeza, Ira, Asco y Miedo, el espectador degusta en primera persona el cóctel de sentimientos que conforman la vida de la niña y que poco a poco, van creando su personalidad.

La mente humana es tremendamente compleja. No resulta fácil imaginar cómo trasladar a imágenes lo que sucede en el interior de un cerebro humano: cómo contar de forma sencilla el caos que supone el pasar de la Alegría a la Tristeza y viceversa, o mostrar que a veces un recuerdo no es simplemente triste o alegre, sino simplemente es una suma de ambas cosas. El verdadero mérito de “Inside Out” reside en el hecho de que hace sencillo lo complejo, dejando claro, a través de un hábil uso de los colores, cuándo domina un sentimiento concreto y cuándo no y a partir de ahí, el argumento va a más y nos lleva por un viaje a través de los deseos, con amigos imaginarios incluídos y parada en el maravilloso mundo de los sueños. Y todo esto se logra sin que perdamos el hilo del argumento. Que una cinta de animación toque tantos temas, en tan poco tiempo y con tanta inteligencia, es de un mérito innegable.

La pega aquí, reside en que pese a ser una película de animación, precisamente por el hecho de abordar una temática tan densa, pese a mostrarla de una forma tan sencilla, los más pequeños no van a poder captarla en su totalidad. Disfrutarán por supuesto de los golpes de humor y de las situaciones que viven dos de sus protagonistas, pero tendrán que crecer y verla de nuevo para comprender su verdadero significado. Sí, señores. Esta no es de esas películas para niños que incluyen gags para que la disfruten también sus padres cuando les acompañen a verla al cine. No. Ésta película tiene tal complejidad por el tema que aborda, que al estar contada de forma sencilla, mediante dibujos, también resultará entretenida a los niños. Ésa es la diferencia.

Como curiosidad, cabe mencionar que según se muestra en la cinta, en cada persona, hay un sentimiento “dominante”, a saber: En el caso de la protagonista, domina la Alegría, pero resulta curioso comprobar que en el personaje de la madre, es la Tristeza el sentimiento dominante y en el padre, el de la Ira. Da que pensar… Y esto puede dar a lugar a muchas interpretaciones. ¿Significa, por ejemplo, que la Alegría es típica de la Infancia, pero que cuando creces, ésta es sustituida por un nuevo sentimiento, que depende también del sexo del individuo? Quizá salgamos de dudas cuando se estrene la segunda parte, porque aquí huele a que la adolescencia de Riley dará para más aventuras y en lugar de cóctel, a un huracán de sentimientos. Acepto apuestas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *