Crítica – Skyfall

La nueva película de James Bond ha recibido multitud de opiniones positivas por parte de la prensa especializada pero… ¿Merece tanto la pena?

Un film de James Bond siempre merece la pena verla en pantalla grande y ésta entrega no merece ser una excepción. En mi humilde opinión es la mejor cinta de 007 de estas últimas que han sido estrenadas aunque eso no quita que tiene sus fallos, consiguiendo no ser la película de la saga.

Con la primera imagen de James Bond oscura pero que reconocemos por su fiugra y por esas dos notas. simples pero conocidas, musicales, nos presenta al protagonista en menos de dos segundos. No hacía falta porque ya lo conocemos pero nos ahorra mucho metraje, cosa que tendría que haber hecho más adelante. Exactamente tras la larga escena de acción, típica de la saga aunque exagerada y que, por momentos, nos recuerda a otras películas de acción y que tanto se le compara (no, no me refiero a Batman, si no a Bourne). Desde ese punto hasta la primera aparición de Javier Bardem, la película coge un ritmo peligroso y soporífero hasta llegar a tal punto de preocuparte si has cerrado bien la puerta de la casa o de si te vas a poder comer todo el cubo de palomitas.

Y aparece Javier Bardem que, bajando del cielo, bueno, de un ascensor, viene a matar a James Bond pero a salvar a los que estamos sentados en las butacas, ya que, desde aquí hasta casi el final de la película, vuelve a tener un ritmo trepidante y sin apenas respiración, tanto para el agente 007 como para nosotros, de toda la acción que nos ofrece. Puede que no sea el mejor enemigo de la historia de James Bond pero hay que reconocer que el actor español lo hace formidable y su personaje es de esos que calan y que te gustan por lo malvado, correoso y peligroso que es aunque no tenga ninguna pinta de ello.

Tras un rato largo, entretenido y convulso, llegamos a otro bajón de ritmo, ya casi al final del metraje. Tal vez sea cuando vemos al James Bond más íntimo y personal, tal vez sea para darnos un descanso pero lo único que logra es aburrirnos otra vez hasta la nueva aparición de Silva (el personaje interpretado por Bardem) que, por segunda vez, baja del cielo para darnos un buen final.

Tal vez por esos momentos lentos y eternos, tal vez por algunas escenas que recuerdan a otras películas haciendote olvidar que estas viendo un largometraje de 007 no la considero como la mejor de la saga. Daniel Craig me parece un gran actor pero no tiene ese carisma de Sean Connery o ese look de señor galán que podía tener Roger Moore. Pero es posiblemente estamos ante una de las mejores cintas de las últimas que han realizado.

En cuanto a efectos especiales, el listón es alto de las otras entregas y que tenemos a James Bond delante. Y por suerte, cumple, aunque tenga un presupuesto menor a las anteriores. Sobre la música, al nivel de siempre. El tema de Adele es bueno aunque olvidadizo, por lo menos a mí.

En resumen; ¿la mejor película de 007? No pero sí es la mejor de las últimas entregas. ¿Javier Bardem el mejor malo de la saga? Tampoco pero es el mejor enemigo que ha tenido el agente secreto en muchos largometrajes (por lo pronto, el mejor de las últimas dos décadas, que no era difícil). ¿Tiene algo que ver con Nolan y su apreciada “Batman”? Para nada.

 

NOTA = 6,5

LO MEJOR: Javier Bardem. Las escenas de acción. Los guiños a otras películas de la saga.

LO PEOR: Muchos momentos lentos y aburridos. A ratos no parece un film de 007.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *