Crítica – Los Mercenarios 3

Crítica de “Los Mercenarios 3”, dirigida por Patrick Hughes y protagonizada por Sylvester Stallone, Jason Statham, Harrison Ford, Mel Gibson, Dolph Lundgren, Wesley Snipes, Jet Li, Randy Couture, Antonio Banderas, Ronda Rousey, Terry Crews, Arnold Schwarzenegger, Glen Powell, Victor Ortiz, Kellan Lutz, Kelsey Grammer y Glen Powell.

 

los_mercenarios_3_miniposter

SINOPSIS

Barney, Christmas y el resto del equipo se enfrentan a Conrad Stonebanks, el hombre que fundó los Mercenarios hace años antes de convertirse en un despiadado traficante de armas y al que Barney tuvo que matar… o eso creía hasta ahora. Stonebanks, que ya esquivó la muerte una vez, tiene un solo objetivo: acabar con los Mercenarios, pero los planes de Barney son otros, y decide que lo mejor es reclutar sangre nueva para luchar contra la vieja generación. Reúne a un grupo compuesto por hombres más jóvenes, más rápidos y con más conocimientos técnicos. La misión, vieja escuela contra nueva escuela, se convierte en la batalla más personal que han librado los Mercenarios.

 

OPINIÓN

Ni fu ni fa. Esa es la sensación que me ha dejado esta tercera entrega de “Los Mercenarios”. A ratos entretenida, a ratos te ríes pero en otros momentos aburrida y con la sensación de haber visto lo mismo en las anteriores entregas pero cambiando algunas cosas.

Se que no se puede exigir mucho a este tipo de films, que no son para obtener grandes premios (puede que algún Razzie o premio infantil) y que son para lo que son, desconectar de nuestros problemas y disfrutar. En muchos momentos consigue engancharnos a la cinta, sobre todo con los momentos de acción o con la aparición de Antonio Banderas, una autoparodia que hará que nos riamos de él y con él. Sin embargo, hay otros instantes en la que se vuelve seria, que no atrapa y se vuelven situaciones cargantes para el espectador. Son fallos que sucedían en las otras dos películas y que aquí tampoco logran arreglar. Tal vez sea por un guión que, salvo por algunos dialogos con dobles sentidos (por ejemplo la ausencia de Bruce Willis) apenas atrae nuestra atención o porque es más de lo mismo pero cambiando algunas situaciones y personajes. Que sí, que hay giros en la historia y momentos que no esperas pero ya no es suficiente. Tal vez porque el film ha perdido la magia de la novedad y de la sorpresa. Me recuerda mucho a la saga de “Torrente”, que con cada nuevo largometraje la historia empieza a quedar en un segundo plano y muestran más interés por la aparición de cameos y de los efectos especiales.

Aparte de Antonio Banderas, de los pocos actores que sobresalen es Mel Gibson, un perfecto villano que necesita más minutos de pantalla, tanto en este film como en la cartelera de los cines. El resto no es que lo hagan mal, simplemente aparecen poco y como el listón no es muy alto, con sólo salir y disparar ya cumplen. Un ejemplo es Jason Statham, que suele tener un gran peso en las dos primeras entregas y que aquí queda muy reducido a un par de escenas con Stallone y a una escena de acción tipo “combate final” de videojuego.

Las escenas de acción están muy conseguidas aunque a veces se pasan de imposible y soltarás un “¡venga ya!” pero si has decidido ver esta película deberías de estar acostumbrado a esto y a más, por lo que no debería de sorprenderte.

En fin, más de lo mismo. Sólo recomendable para fans de la saga o las cintas de acción ochenteras.

 

NOTA = 5

LO MEJOR = Antonio Banderas y Mel Gibson. Las escenas (exageradas) de acción.
LO PEOR = Ritmo irregular. Previsible. Algunos actores apenas se les ve.

2 Comments

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *