Crítica – Las Ventajas de ser un Marginado

Crítica del film basado en la novela escrita por Stephen Chbosky, que es también el director, protagonizado por Emma Watson, Logan Ler­man, Mae Whitman, Nina Dobrev, Johnny Simmons y Dylan McDermott.

 

SINOPSIS

Un tímido e impopular joven llamado Charlie que escribe una serie de cartas a una persona sin identificar en las que aborda temas como la amistad, los conflictos familiares, las primeras citas, el sexo o las drogas. El protagonista tendrá que hacer frente a su primer amor, el suicidio de su primer amigo y su propia enfermedad mental, mientras lucha por encontrar al grupo de personas a las que él pertenece.

 

OPINIÓN

La pasión y el talento juegan un papel fundamental en casi todos los oficios, también en el de escribir y dirigir películas, evidentemente. Steven Chbosky hace ambas cosas en su debut detrás de la cámara: primero escribió un libro y después decidió llevárselo crudo al cine.

‘The Perks of Being a Wallflower’ (‘Las ventajas de ser un marginado’) es un dramedia romántico que unas veces peca de abusar en lo dramático y otras de idealizar en lo romántico. A Chbosky le sobra pasión en una cinta que anda justita de talento.

En cualquier caso sería injusto tacharla de ‘típica película de adolescentes para adolescentes’, ya que aporta matices a través de unos personajes que se alejan con cierto éxito del prototipo mediocre. Se respira suficiente verdad a pesar de un guión con más errores que aciertos.

El pilar que sustenta la película se llama Ezra Miller, un actor adorable en cada uno de sus movimientos. Su personaje, aún siendo secundario, aporta el equilibrio necesario al ‘falso’ triángulo amoroso que completan Logan Lerman y Emma Watson, cuyos roles no producen el esperado entusiasmo.

‘The Perks of Being a Wallflower’ logra ser entretenida a ratos, pero su balanceo tonal despierta más náuseas que interés. Su ansia por la ternura acaba generado lástima, como si alguien pusiera arena en sus ojos para pedirte clemencia mientras llora.

 

NOTA: 4’5

LO MEJOR: Sus personajes. Ezra Miller está fantástico. Huye con éxito del estruendo adolescente. Tiene buen ritmo y se deja ver.
LO PEOR: Los giros no logran sorprender y es bastante previsible en muchos aspectos. Cuesta enmarcarla temporalmente y su BSO no colabora.

 

Gracias, Aurum Producciones / Entertainment One Films Spain

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *