Crítica – La Saga Crepúsculo: Amanecer (parte 1)

Crítica de la primera parte de cuarta entrega de la saga “Crepúsculo”, basada en la serie de novelas de Stephenie Meyer.

 

SINOPSIS

El amor que Edward y Bella sienten el uno por el otro se sella con la celebración de una gran ceremonia organizada por Alice. Durante la luna de miel, los recién casados tienen relaciones sexuales y Bella queda embarazada. El rápido crecimiento del feto, mitad humano mitad vampiro, afecta gravemente a su salud, llevándola al borde de la muerte…

 

OPINIÓN

Lo habéis conseguido: ya está en vuestro cine más cercano la cuarta entrega de ‘Twilight’, la famosa saga de vampiros pop. Y visto el tirón comercial de la versión vampírica de ‘Beberly Hills 90210’, la broma va para largo.

La tortura se divide claramente en dos mitades: la primera nos atiza con un romanticismo artificioso y la segunda nos remata con una suma inconexa de escenas patéticas. Los productores se siguen haciendo de oro gracias a la generosidad de un público encandilado por el cine hecho en piloto automático.

Diez minutos y la escena de la boda son suficientes para entender que nos han colado como película un videoclip de dos horas. Repito: dos horas. La máxima expresión de la agonía llevada al cine.

Se mire por donde se mire, la nueva entrega está hueca. Su argumento carece de sentimientos y no pasa del melodrama plano. Ni rastro de fantasía en el relato. Pasan muchas cosas, pero ninguna interesante. Las emociones hay que buscarlas con microscopio. La acción y la tensión se han quedado dormidas en casa.

Los modelos que hacen de actores suenan a chiste gracias a su más que dudoso talento y a unos diálogos que parecen escritos con el codo. La banda sonora suena como un taladro en la cabeza cuando estás durmiendo.

Lo cierto es que el director de la película cumple con su misión de entretener a los aficionados de la saga dándoles más de lo mismo. De momento todos parecen estar contentos con una fórmula que es simple y funciona: a más carnaza, más apetito.

 

NOTA: 1’5

LO MEJOR: los efectos visuales en las escenas del bosque y la secuencia completa del parto. La segunda hora tiene un punto ínfimo de tensión entre el embarazo y el ataque de los lobos.

LO PEOR: nadie se salva en un reparto incompetente. Ver al trío protagonista tratando de actuar en serio da la risa tonta. La primera hora es empalagosa y cansina. No hay acción, ni drama, ni nada que nos pueda sorprender. Habrá más partes.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *