Crítica – La montaña rusa

Crítica de la última película de Emilio Martínez Lázaro, protagonizada por Verónica Sánchez, Alberto San Juan y Ernesto Alterio…

 

SINOPSIS

Tres amiguitos de la infancia que vuelven a encontrarse muchos años después: una mujer y dos hombres. Un triángulo: en un vértice, el sexo; en otro, el amor; y en medio… nuestra protagonista hecha un lío.

OPINIÓN

Emilio Martínez Lázaro todavía no se ha recuperado de aquel pelotazo llamado ‘El otro lado de la cama’. Solo eso puede explicar el camino errático que ha tomado su filmografía desde entonces. Cinco años ha tardado el director madrileño en sacar material nuevo desde ‘Las trece rosas’. El regreso ha sido terrible: ‘La montaña rusa’ saca lo peor del cine español más tópico, descerebrado y casposo. Si diez minutos de toneladas de carnaza y mal gusto son suficientes para decir basta, imagínate casi dos horas.

Lo vertiginoso de esta montaña rusa no son las subidas sino las continuas bajadas. Esta aburrida comedia cae en picado de principio a fin. Cada escena sexual está forzada hasta el extremo. El humor es parvulario y aunque los actores ponen todo su esfuerzo y talento, no logran salvar uno de los textos más flojos de los últimos tiempos.

La puesta en escena es repetitiva y tontorrona. La voz en off no funciona como recurso narrativo y de reconocerle algún mérito, este sería el haberse sabido aprovechar de la química existente entre Verónica Sánchez y Ernesto Alterio en las escenas más tórridas. También las ensoñaciones de sus personajes y el monólogo de Alberto San Juan sobre la fidelidad funcionan correctamente. Por cierto: Alterio es capaz de mostrar lo mejor y lo peor de si mismo en una misma película.

Un aire cutre sobrevuela esta montaña rusa que descarrila y cuyo derroche sexual provoca más mareos que sensualidad, erotismo o apetito. Martínez Lázaro toma muy malas decisiones como director, seguramente consecuencia de un mal trabajo previo en el guion. Cine petardo, en definitiva, que aumenta la lista de películas hechas con más tetas que cabeza.

 

NOTA: 2

LO MEJOR: Sus actores, capaces de darle cierto interés e intensidad a unos personajes y una historia paupérrima. Especialmente algunas de las pequeñas píldoras de humor puestas por Ernesto Alterio. Durante el segundo acto hay dos o tres escenas con cierta gracia, más puesta por los actores que por los diálogos en sí.

LO PEOR: Puede que Verónica Sánchez sea muy buena actriz, pero aquí está absolutamente desaprovechada y con papeles así resulta muy difícil juzgarla. Como comedia funciona poco y la sensación de bucle es constante. No hay demasiada lógica en las acciones, se cuelan demasiado tópicos en los perfiles protagonistas y las risas son más bien escasas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *