Crítica – La gran familia española

Crítica de la cuarta película de Daniel Sánchez Arévalo y protagonizada por Quim Gutiérrez, Antonio de la Torre, Roberto Álamo, Miquel Fernández, Patrick Criado, Verónica Echegui,…

 

la_gran_familia_espanola_miniposter

SINOPSIS

Es la historia del más pequeño de cinco hermanos, que a sus 18 años, decide casarse con su novia embarazada. Lo tiene todo: los mejores invitados, la boda perfecta… pero ha elegido la fecha más inoportuna: el día en el que España juega la final del Mundial de Sudáfrica. ¿Quién iba a pensar que pasaríamos de cuartos?

 

OPINIÓN

Sánchez Arévalo vuelve a conseguir hacer una gran película pero esta vez por los pelos. Me explico; tenemos un dramón con toques cómicos en el que el reparto y un buen final soluciona un comienzo dubitativo y con demasiadas historias previsibles. El film se puede definir como un partido de fútbol; buenos jugadores, mucho tiki taka pero nadie marca hasta casi en el último minuto, que el equipo de Sánchez Arévalo anotan un buen gol, Quim Gutiérrez, y ganan el partido. Y te quedas con eso, con ese final y con algunos detalles.

Con un comienzo donde nos explican la historia de la familia y la del más pequeño de manera sencilla y rápida, tras un gran plano secuencia donde conocemos a casi todos los peculiares y surrealistas miembros y que nos sirve como introducción para cada una de sus asunto, y un, hasta no hace mucho de moda, flashmob, la película se pierde en las muchas historias, algunas previsibles (la que se supone que debe de ser la más importante)  y otras divertidas pero que, gracias a los actores veteranos y algunas sorpresas, logran que el aburrimiento no nos marque un gol. Por suerte, y sin que nadie se percate, aparece la historia importante pero no la protagonista, la que da título al film, regatea y deja sentado a nuestro aburrimiento, nos deja con la boca abierta y a algunos sacarle alguna lágrima y nos marca un gol por toda la escuadra de nuestro corazón. Me ha sorprendido pues estaba más atento a las historias de cada hermano pero no a la del conjunto, a la de la familia.

En una película coral, Sánchez Arévalo apuesta por “jugadores nuevos” mezclado con “jugadores” ya habituales en su filmografía. Y todos tienen mi aprobado, algunos con muy buena nota (Antonio de la Torre como siempre formidable, Raul Arévalo en un cameo que consigue hacernos reir con solo aparecer, Roberto Álamo en un papel magistral, Quim Gutiérrez soberbio y Alicia Rubio, ojo con la “prima”, otra que hace un cameo y se merece que le hagan un spin-off), otros no tanto (Arancha Martí, Sandra Martín y Patrick Criado no lo hacen mal pero se nota que les falta la experiencia y el “comerse la pantalla” como lo hacen el resto de “estrellas del equipo”) y una aprobada por poco (me encanta Verónica Echegui pero aquí no me termina de convencer y no se aún la razón).

La banda sonora, compuesta por Josh Rouse, está más que excelente, que si en “Primos” con una canción ya te ganaba, aquí que compone toda la BSO te conquista. No se que sería del film sin las canciones de Josh.

Dos detalles que quiero destacar; el primero es la infografía situandonos los lugares donde están y otro es el homenaje que le rinde el director a “Siete novias para siete hermanos”.

En fin, una buena cinta pero que tira más a lo dramático que a lo cómico…

NOTA = 6

LO MEJOR = El final. El reparto. La BSO.
LO PEOR = Demasiadas historias y algunas son pronosticables.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *