Crítica – La banda Picasso

Crítica de la nueva película (escrita y dirigida) de Fernando Colomo basada en la historia real del robo de La Gioconda del Museo del Louvre de París, en 1911. Protagonizada por Ignacio Mateos, Pierre Bénézit, Lionel Abelanski, Raphaelle Agogué, Jordi Vilches, Louise Monot, Stanley Weber, Thomas Jouanet, Alexis Michalik, Cristina Toma, David Coburn, Tompa Eszter y Tony Gaultier.

 

SINOPSIS

París, año 1911. El joven pintor Pablo Picasso es detenido por la policía gala, al igual que su amigo el escritor Guillaume Apollinaire. Ambos son los principales sospechosos del robo de la Gioconda perpetrado en el Museo del Louvre de la ciudad. Todo parece indicar que el verdadero culpable es un joven conocido como “el Barón”, alguien a quien ambos conocen.

 

OPINIÓN

Fernando Colomo escribe y dirige un guión de ficción basado sin embargo en un hecho real que forma parte de la biografía de Picasso: En 1911 tuvo lugar la desaparición de la más famosa obra de Leonardo Da Vinci en el Museo del Louvre. La prensa se hizo eco rápidamente de la noticia y tanto Picasso como su amigo fueron detenido e interrogados.

Este hecho se desarrolla mucho más ampliamente en el argumento de la película, al mostrar la relación que ambos personajes y el resto de sus amigos mantienen con “el Barón”, un joven que roba unas estatuas ibéricas del Museo para dárselas a Picasso, quien se inspiraría en ellas al pintar uno de sus retratos además de la obra “Las señoritas de Avignon”.

La película comienza en blanco y negro, mostrándonos la recreación que Colomo hace de la detención de los dos artistas, hechos que inspiran el resto de la película. Tras la pequeña introducción, las escenas dan paso al color. Podemos apreciar así la evolución de “Las señoritas de Avignon” entre otros cuadros, en todo su esplendor. Esta separación entre realidad (blanco y negro) y ficción (color), resulta muy original debido a su escasa utilización en el cine y efectivo, ya que la idea se capta rápidamente.

Además de la originalidad del planteamiento, la sencillez del guión se traduce en un argumento ágil que se apoya en el humor en varias ocasiones sin desviar por ello la atención de la trama principal.

Buena vuelta de tuerca al mostrarnos el “origen” de una de las obras por excelencia del arte cubista y las esculturas que, supuestamente, sirvieron de inspiración a su autor.

 

NOTA: 7,5

LO MEJOR: Imaginarse al icono por excelencia de la pintura cubista transformado en el cabecilla de una banda de bohemios ladronzuelos de obras de arte.
LO PEOR: Ignacio Mateos (Pablo Picasso) pese a tener un parecido físico que recuerda mucho al artista malagueño en su juventud, aparece demasiado contenido durante toda la cinta. Puede que el personaje lo requiera, pero apenas sonríe o cambia el gesto. Parece muy forzado. No resulta natural.

 

Gracias, Alta Classics

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *