Crítica – Intruders

Crítica del thriller psicológico sobrenatural dirigido por Juan Carlos Fresnadillo protagonizado por Clive Owen, Carice Van Houten, Daniel Brühl, Pilar López de Ayala, Ella Purnell, Izan Corchero y Kerry Fox.

 

SINOPSIS

Juan tiene 7 años y una imaginación desbordante. En su habitación de un barrio humilde de Madrid, sufre los salvajes ataques de un intruso sin rostro que domina sus pesadillas sin que Luisa, su madre, pueda evitarlo. Mia, una niña londinense de doce años en plena transición hacia el mundo adulto, lee a sus compañeros de clase el misterioso cuanto acerca de Carahueca, un monstruo obsesionado con los niños. Ese mismo día, John Farrow, su padre, sufre un accidente en el rascacielos en construcción donde trabaja. Las vidas de las dos familias, separadas por miles de kilómetros, darán un vuelco: los intrusos ya están en sus casas, y no van a irse sin aquello que quieren arrebatar desesperadamente a los niños.

 

OPINIÓN

Juan Carlos Fresnadillo es un superviviente de los de verdad. Su isla es el cine. Su arma el profundo conocimiento del mismo. Estamos ante un secundario de esos que no podemos perder de vista. Algo trama, así que mejor seguirle con lupa.

Su talento visual llamó la atención de todos desde su primera película, Intacto, una magnífica inyección para el género thriller. Seis años después se atrevió con ‘28 weeks later’, una secuela que a ratos mejoraba la ya buena primera parte de Danny Boyle.

El director tinerfeño no se baja del burro en lo que a despliegue visual se refiere. La calidad en la fotografía y los efectos visuales está fuera de dudas. La actitud y las intenciones de este director son dignas de mención. Y aunque Fresnadillo nos tiene mal acostumbrados, ‘Intruders’ le ha salido rana.

En su nuevo filme todo parece impostado. Resulta extremadamente fácil perder el interés en una película que enseña todas sus salidas de emergencia. Los infalibles miedos de siempre aquí no sirven y ‘Carahueca’ no da nada de miedo por muy profundo que pretenda mostrarse en sus orígenes.

El terror psicológico es de pega y están presentes todos los clichés del género casi sin excepción: los niños, la oscuridad, el armario, los curas. Da más miedo pensarlo que verlo y ya nos han machacado demasiadas veces con esta historia. El desmadre visual va contra la historia y hace una zancadilla de las que joden. Para colmo algunas escenas finales sobrepasan el esperpento.

Los recursos técnicos están muy por encima de los narrativos, no se palpa la tensión y por desgracia todo se hace previsible. Su tratamiento metafórico sobre el miedo que quita el habla y no nos deja ver es interesante, pero no llega a echar raíces. El nudo argumental está tan apretado que se hace imposible desatarlo sin que quede flojo.

‘Intruders’ nos arrastra hacia la sombra con paso decidido, pero en lugar de aportar luces se pierde en su propia sombra. Fresnadillo no quiere quedarse en lo superfluo pero tropieza en su intento por indagar entre la fe y la psiquiatría. El buen hombre se mete en un embolao de mucho cuidado. Él sabe de sobra que los miedos no se van sino que aprendemos a vivir con ellos. Seguro que pronto nos mete en otra pesadilla de las que no nos gusta despertar.

 

NOTA: 3

LO MEJOR: Clive Owen, que siempre pone la sobriedad. El intento de los guionistas por darle una vuelta a la trama. La factura técnica es notable y se deja gustar hasta cierto punto.

LO PEOR: No consigue encontrarse el rabo después de cada vuelta. Los espejos dan el reflejo tarde y mal. El desenlace es un desastre incapaz de convencer.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *