Crítica – Intocable

Crítica de una de las mejores películas del 2011, tanto a nivel de taquilla como de críticas…

SINOPSIS

Tras un accidente de parapente, Philippe, un rico aristócrata, contrata a Driss como asistente y cuidador, un joven procedente de un barrio de viviendas públicas que ha salido recientemente de prisión… En otras palabras, la persona menos indicada para el trabajo. Juntos, van a mezclar a Vivaldi y ‘Earth, Wind & Fire,’ la dicción elegante y la jerga callejera, los trajes y los pantalones de chándal… Dos mundos van a chocar y van a tener que entenderse mutuamente para dar lugar a una amistad tan demencial, cómica y sólida como inesperada, una relación singular que genera energía y los hace… ¡intocables!

 

OPINIÓN

Los guionistas y directores franceses Olivier Nakache y Eric Toledano forman un tándem silencioso dentro de la industria francesa y por ende internacional. Hasta ahora habían firmado tres comedias correctas y salvables pero poco destacables.

Su cuarta obra se titula ‘INTOUCHABLES’ (‘Intocable’ en castellano y en singular) y narra la historia real de un tetrapléjico millonario que, harto de ser tratado con lástima y compasión, contrata los cuidados de un inmigrante africano.

Bien podría ser la típica historia de dos personalidades opuestas que cumplen la máxima de los polos opuestos que se atraen, sin embargo aquí todo va como la seda. Si no fue a la tercera, a la cuarta va la vencida: Nakache y Toledano redactan con buenísima mala baba un excelente tratado sobre la amistad mediante unos recursos tonales tan oscuros, mordaces, cálidos y tiernos como el background y el carácter de sus protagonistas. Suerte que la historia no haya caído en manos de un cineasta español o norteamericano: probablemente el resultado final habría sido extra blanco, de mal gusto e insoportable. Los franceses, cuando quieren, tocan la fibra como nadie.

El trato al sufrimiento es paradigmático. La sonrisa permanente. Malvada a ratos, inteligente siempre. El filme es sincero y honesto consigo mismo, pero lo es aún más con el espectador. Hay que ponerse de pie (siempre que se pueda) ante la exhibición actoral que ofrecen François Cluzet y Omar Sy. Nada, absolutamente nada sobra en una de las mejores comedias europeas de los últimos veinte años. El segundo acto es perfecto y abre paso a un tercero magistral.

‘INTOUCHABLES’ es una pequeña bomba sentimental que no hace falta desactivar. Lo mejor es sentarse y dejar que explote ante nosotros. Ni un gramo de artificio empaña su sentido del humor y de la vida. El blanco y el negro, lo clásico y lo moderno, lo correcto y lo incorrecto en perfecta sintonía.

 

NOTA: 8’5

LO MEJOR: el guión es una delicia. Los diálogos son redondos, no falta ni sobra una coma. Los actores son enormes, especialmente Omar Sy, cuya mirada es capaz de atravesar una muralla. Los recursos narrativos y de dirección están más que trabajados y cuidados. Se nota el mimo hasta en el último detalle. Los actores secundarios dan armonía a la totalidad del reparto.

LO PEOR: cuesta encontrar defectos a la historia. Quizá quede ligeramente coja la minitrama secundaria que tiene que ver con la hija del multimillonario y el intento de giro final al feeling entre el inmigrante y una de las asistentas, pero la verdad es que ambas ayudan al equilibrio aportando el peso cómico necesario para que la cinta no se incline demasiado hacia al drama.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *