Crítica – El Gran Hotel Budapest

Crítica de “El Gran Hotel Budapest”, la nueva película de Wes Anderson protagonizada por Ralph Fiennes, Saoirse Ronan, Tilda Swinton, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Adrien Brody, Edward Norton, Harvey Keitel, Jason Schwartzman, Owen Wilson, Bill Murray, Mathieu Amalric, F. Murray Abraham y Jude Law.

 

El Gran Hotel Budapest_Póster Oficial

SINOPSIS

Un famoso escritor, situado en la cumbre de su vida, confiesa a los espectadores que no es cierto que un escritor se base en la nada para crear su obra. De esta manera, conocemos al escritor de joven (Jude Law) quien se encuentra en el Gran Hotel Budapest, la que fuera su fuente de inspiración, un hotel en otro tiempo de postín, pero que a finales de los años 80 se encuentra en decadencia. Allí conocerá a su propietario, Zero Moustafa, quien le relatará cómo logró ascender desde su puesto de botones y las aventuras que vivió a finales de los años 30 junto al entonces conserje del Hotel, Gustave H. (Ralph Fiennes), quien se convertirá, debido a las circunstancias, en su mejor amigo y protector.

 

OPINIÓN

“El gran hotel Budapest” son 3 historias en una, insertada cada una dentro de otra y ubicadas en 3 épocas diferentes (la época actual, en la cual el verdadero “protagonista” de la historia, el Gran Hotel Budapest ya no existe; a finales de los años 80, cuando el escritor conoce la historia que, suponemos, acaba plasmando en su obra; y a finales de los años 30, en plena etapa de entreguerras en Europa. Asimismo, la historia central, la que relata el propio Zero Moustafa, se subdivide en 5 etapas. Es el típico cuento dentro de un cuento, pero que en lugar de sernos leído, nos es mostrado. Muy buen montaje, cada una de las historias es redonda y logra formar un todo muy bien integrado.

El robo de un cuadro, una conocida obra de la época que forma parte del patrimonio de una familia de clase alta, será la excusa perfecta para mostrarnos las luchas de sus herederos por conservar su poder y su herencia, en el marco histórico de mediados del siglo XX europeo.

La película es prácticamente perfecta. Cada uno de sus elementos está muy bien jugado. Sus personajes son maravillosos, cada uno de ellos. Muy exagerados, es cierto, pero sin perder en credibilidad, lo cual es de por sí, difícil (no olvidemos que asistimos a una recreación de una historia que a su vez, forma parte de otra). “El Gran Hotel Budapest” es la prueba de que la sobreactuación, a veces, puede ser uno de los mejores elementos de una fábula.

Además de sus actores (intérpretes de comedia en su mayoría), la película también cuenta con un muy buen guión, con escenas más que divertidas que hacen de lo que para cualquier otro director sería una escena puramente dramática, aquí es una divertida escena que desborda humor negro. Otros elementos destacables asimismo, son los decorados, la iluminación o algunos planos (primeros planos y cenitales, muy del gusto de su director, Wes Anderson, de los que ha hecho su seña de identidad). Película muy divertida y entretenida. Altamente recomendable.

 

NOTA = 9

LO MEJOR: La originalidad del planteamiento. Por otra parte, todos y cada uno de los actores están soberbios, por muy pequeño que sea su papel, destacando por encima de todos ellos un Ralph Fiennes absolutamente entrañable como conserje.

LO PEOR: Personalmente, yo habría eliminado las escenas del principio y el final por no enrevesar aún más el argumento. Con 2 historias en 1, en lugar de 3, sería más que suficiente.

One Comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *