Crítica – El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Crítica de la adaptación a la gran pantalla de la novela “El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, dirigida por Felix Herngren y protagonizada por Robert Gustafsson, Mia Skäringer y Alan Ford.

el_abuelo_que_salto_por_la_ventana_miniposter

SINOPSIS

Allan Karlsson, un anciano de cien años, vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se escapa de la residencia por una ventana dejando plantados al alcalde y a la prensa local. No está dispuesto a renunciar al placer de vivir y, aunque no sabe dónde ir, se lanza a la aventura. A lo largo de su larga e intensa vida ha tenido experiencias muy singulares: inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, amistades comprometedoras como la esposa de Mao. Además, ha desempeñado actividades de alto riesgo como agente de la CIA o como ayudante de Oppenheimer en la fabricación de la bomba atómica.

 

OPINIÓN

Para los amantes de la literatura y el cine, creo que la adaptación al cine de la novela El abuelo que saltó por la ventana y se largó hace un buen resumen de lo que nos viene a contar en el libro aunque, como es habitual, se quedan en el tintero aspectos importantes.

El título de la película es el resumen perfecto de lo que cuenta: abuelo que se escapa por la ventana para hacer lo que le apetece en lugar de asistir a la celebración de su centésimo cumpleaños. En su devenir tras la escapada nos va contando tanto su presente como todo lo ocurrido en su vida, que no es poco. Haciendo uso del flashback nos va recomponiendo su vida de forma ordenada pero con un toque de humor y entretenimiento que hace que las casi dos horas de film pasen relativamente rápido.

De los personajes destaca Allan Karlsson (Robert Gustafsson) como el protagonista absoluto de la historia que se acompaña de un grupo tan pintoresco y entretenido como él y que le ayudan a configurar el relato de su presente y sirven como oyentes de su pasado. Así, Allan nos cuenta sus aventuras desde su niñez, quedando huérfano y teniendo que buscarse la vida para sobrevivir, hasta sus relaciones con los más importantes gobernantes mundiales del siglo XX. Así, aparecen retratados y ridiculizados personajes como Franco, Stalin, Hitler o Churchill. Es la suerte de avatares lo que le lleva de uno a otro y es precisamente el saber qué le pasará ahora al abuelo lo que te engancha.

En resumen una comedia divertida que consigue el objetivo de entretener al público que, por cierto, suele ser de avanzada edad.

 

NOTA: 6

LO MEJOR: El sentido del humor y la ironía del protagonista.
LO PEOR: Olvida aspectos del libro.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *