Crítica – Amor (Amour)

Crítica de la nueva cinta de Michael Haneke que triunfa en todos los festivales a los que va (ganó la Palma de Oro a la mejor película en el Festival de Cannes, en los Premios del Cine Europeo se llevó el premio de mejor película, director, actor y actriz, nominada los Globos de Oro como mejor película de habla no inglesa y un largo etcétera).

SINOPSIS

Georges y Anne , un matrimonio de octogenarios, son dos profesores de música clásica ya jubilados, con una gran cultura. Su hija también se dedica a la música y vive fuera de Francia con su familia. Un día, Anne sufre un ataque. Al volver del hospital, un lado de su cuerpo está paralizado. El amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba.

 

OPINIÓN

El realizador Michael Haneke, quien obtuvo la Palma de Oro en 2009 con “La cinta blanca”, regresa con un drama que le ha servido al director para reunirse nuevamente con Isabelle Huppert once años después de “La pianista”. Ganadora de varios premios, como un total de cuatro estatuillas en los Premios del cine europeo, “Amor” es la gran favorita para llevarse el preciado Oscar 2013 a la mejor película extranjera.

Con un planteamiento de lo más sencillo y un ritmo pausado sin llegar a hacerse lento, nos sumergimos de lleno en la historia de un matrimonio de ancianos que tras toda una vida juntos deben hacer frente a la enfermedad y con ello, al paulatino deterioro físico y mental que va teniendo lugar en la protagonista. Mención especial merecen las actuaciones de sus dos actores principales.

“Amor” es de esas películas que te hacen partícipe de la historia de tal manera que terminas compartiendo el sufrimiento y la impotencia de un hombre que asiste a la transformación implacable de la que hasta hace nada había sido su compañera. Demasiado mayor para poder asimilar al 100% la enfermedad de su esposa, Georges termina transformándose también él mismo en un ser deprimido y asocial al dedicarle todo su tiempo y sus fuerzas a una causa que no tiene visos de mejorar, dejando así de prestarse tiempo y atención a él mismo o a su hogar.

Película que te obliga a reflexionar sobre la enfermedad, las relaciones padres e hijos, la soledad en la tercera edad, o la importancia de hacer cumplir (o no) la voluntad del otro. La realidad que transmite el film es muy cruda, pero con una sencillez que pese a todo, resulta hasta tierna. Final redondo. Muy inteligente.

 

NOTA: 9

LO MEJOR: Las actuaciones de los dos protagonistas. Su simplicidad. El final.
LO PEOR: El protagonista masculino conecta da tal forma con el espectador, que es casi imposible no sentir angustia también.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *