Crítica – A Second Chance

Crítica tras asistir a la primera proyección al público dentro del Festival Internacional de Cine de San Sebastián de de “A Second Chance”, dirigida por Susanne Bier y protagonizada por Nikolaj Coster-Waldau, Ulrich Thomsen, Maria Bonnevie, Nikolaj Lie Kaas, Lykke May Andersen.

asecondchanceposter

SINOPSIS

¿Hasta dónde pueden llegar las personas decentes cuando la tragedia borra las líneas que separan lo justo de lo injusto? Una emocionante historia sobre gente normal enfrentada a circunstancias increíbles. Los amigos Andreas y Simon son dos policías que viven de forma muy diferente. Andreas es feliz con su mujer y su hijo; Simon acaba de divorciarse y se emborracha regularmente. Todo cambiará cuando intervienen en la pelea de una joven pareja de yonquis y descubren a un bebé en un armario. Andreas, el hombre estable, obligado a enfrentarse a su impotencia, empieza a perder su idea de lo que la justicia significa. El rebelde Simon deberá restaurar el equilibrio entre el bien y el mal.

OPINIÓN

La historia parte con la contraposición de dos parejas Andreas y Anna, pareja modelo que tienen un bebe muy deseado, y una pareja de drogadictos, padres de un bebé al que no prestan atención y por el que nadie interviene para rescatarlo de esa situación. Andreas, desde su trabajo como policía hace un primer intento fallido. A partir de ahí comienza la historia con el fallecimiento de Alexander, hijo de Andreas y Anna y la posterior depresión y locura de unos padres incapaces de asimilar la pérdida de su hijo. En su desesperación, Andreas encuentra la solución errónea de cambiar los bebés.

La película engancha desde el momento en que se produce este hecho y te va guiando por los sentimientos de incredulidad, desesperación y dolor que viven ambas familias. Casi sin entrar en sentimentalismo de un drama de estas características, los protagonistas mantienen en tensión al espectador y consiguen tocar su propia fibra sensible. Buenas y creíbles actuaciones de todos los personajes que llevan a la reflexión sobre cómo las apariencias engañan, la delgada línea entre el bien y el mal, la responsabilidad de la paternidad y, como el propio título indica, las segundas oportunidades.

Como punto negativo destacaría, en la parte final de la película, lo descabellado de la historia como menciona el propio Simon en la historia y que el enredo de personajes hace que roce y casi llegue al cansancio. Por suerte, no lo alarga mucho y llega a un final contundente y creíble.

NOTA: 6

LO MEJOR: Las preguntas que plantea al espectador y las actuaciones.
LO PEOR: La historia se entrelaza rozando la inverosimilitud.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *