Crítica – 300: el origen de un imperio

Crítica de “300: el origen de un imperio”, la secuela dirigida por Noam Murro y protagonizada por Rodrigo Santoro, Eva Green, Sullivan Stapleton, Lena Headey y Jack O’Connell.

 

300_el_origen_de_un_imperio_miniposter

SINOPSIS

Tras la muerte durante la batalla de las Termópilas de quien fuera Rey y Líder de los espartanos, Leónidas, es el general Temístocles quien toma el relevo del difunto Rey para enfrentarse nuevamente al ejército del Rey-Dios persa Jerjes. El objetivo final de Temístocles, será lograr unificar toda Grecia. Sin embargo, la comandante de la armada persa es la bella Artemisia, una mujer de sangre griega que guarda una gran sed de venganza y que no conoce la Piedad. Ella será quien le ponga difícil a Temístocles el logar su propósito.

 

OPINIÓN

Tras un retraso más que considerable en su estreno, ya que estaba previsto inicialmente para este pasado verano, el director de la primera parte, Zack Snyder, decidió abandonar este proyecto y ceder asimismo su asiento de director para ocuparse de dos proyectos muy ambiciosos: Superman y Batman, respectivamente. Aún así, en esta cinta ejerce de productor, supervisando el guión de Kurt Johnstad. Así pues, 300: El origen de un imperio está dirigida por Noam Murro (Gente inteligente, de 2007), un director prácticamente desconocido que ha sabido conjugar las mismas piezas que funcionaron con su precursora, “300”, allá por el 2006 y que hicieron de ésta, las cosas como son, una película innovadora y de culto.

La originalidad de ésta secuela es que no lo es. Tampoco es una precuela. Se trata de ambas cosas al mismo tiempo. El argumento se desarrolla justo antes de la batalla de las Termópilas que se reflejaba en la primera película; justo en medio de esa misma batalla (con escenas nuevas de los nuevos protagonistas, que van librando sus propias batallas cuerpo a cuerpo y en alta mar) para finalizar en el momento en que la Reina Gorgo decide coger el relevo de su difunto esposo y defender a los suyos no ya como espartana, si no como griega, junto a todo su ejército.

Al igual que “300”, su continuación también está basada en un cómic de Frank Miller: “Xerxes”, y, al igual también que su precursora, hace de la violencia y el empleo del sexo y escenas que rozan lo Gore, todo un baile que deja al espectador prácticamente sin aliento. Bastante más oscura que la anterior a todos los niveles, entretenida, con algo de humor negro (alguna pincelada que se agradece), y elementos que ya eran destacables en “300” y que repiten aquí de nuevo como indispensables.

 

NOTA: 7

LO MEJOR: Los efectos especiales y de sonido, la banda sonora, las escenas de batalla, la interpretación de Eva Green como Artemisia.
LO PEOR: Tras la muerte de Leónidas, se echa de menos un verdadero líder. Sullivan Stapleton no llega a estar a la altura de Gerard Butler. Ni de lejos.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *