Crítica – [•REC]³ Génesis

Crítica de la tercera entrega de “[REC]”, película de terror dirigida por Paco Plaza y protagonizada por Leticia Dolera y Diego Martín.

 

SINOPSIS

Koldo y Clara están hechos el uno para el otro. Van a celebrar su enlace acompañados de sus seres queridos. Pero una negra sombra se cierne sobre ellos. En el día más feliz de sus vidas, el infierno va a desatarse…

OPINIÓN

No sabemos si por aquello de ser valenciano, Paco Plaza domina el difícil arte de la paella. Desde luego, si domina tanto de cocina como de nuevos lenguajes del cine contemporáneo lo más probable es que, con los ingredientes necesarios y un buen estudio previo de la materia, el resultado sea para chuparse los dedos.

Plaza está pegado a la realidad, a la gente y al idioma que se habla en la calle. Así lo demuestra desde el primer hasta el último minuto de la fascinante, contagiosa, mayúscula y notabilísima ‘[REC]³ Génesis’, una de las películas más osadas, acertadas y plausibles que ha parido nuestro cine en muchísimos años. Y a lo mejor me quedo corto.

La tercera entrega de la niña Medeiros (que en realidad es la primera, narrativamente hablando) nos presenta una boda que acontece de forma casi paralela a los hechos de la primera entrega. La cinta comienza con una larguísima secuencia de introducción que trasmite más verdad, naturalidad y cercanía que filmografías completas de otros directores. La típica escena del ‘sí, quiero’ que en la mayoría de películas queda tan falsa, aquí funciona de maravilla. Es imposible no sonreír ante semejante ejercicio de proximidad.

Plaza, que esta vez no ha podido contar con el otro cincuenta por ciento de [REC] (Jaume Balagueró) porque andaba metido en otros proyectos, juega hábilmente a combinar los distintos formatos digitales que conviven en el presente tecnológico más inmediato. Incluso apuesta definitivamente por romper con la cámara en mano y adoptar formas visuales más convencionales.

Pero no solo de cambios técnicos vive el buen cine: tras una segunda parte desesperanzadora, la saga [REC] ha conseguido remontar el partido incrementando el tono cómico y logrando mezclarse con la dosis correcta del terror más zombi, canalla y sanguinolento.

Esta tercera entrega no solo es infinitamente superior a la segunda sino que, en algunos aspectos, también lo es a la primera. Son demasiados los aciertos: el sonido, el montaje y los efectos visuales son una auténtica maravilla, la tensión está bien mantenida y el director juega correctamente con el factor de lo previsible.

No conviene pasar por alto a la pareja protagonista: tanto Leticia Dolera a lo novia ensangrentada de ‘Kill Bill 2’ como Diego Martín están en su salsa, se nota que lo disfrutan porque trasmiten entusiasmo en cada escena. Bravo por ellos y por el modo en que están dirigidos.

Sin lugar a dudas la virtud más destacable de ‘[REC]³ Génesis’ es que entretiene y divierte a lo grande. Sin miramientos ni pretensiones inalcanzables. Sin lujos ni complejos. Sin más artificio que la propia fiesta de la ficción. Un producto grandioso en todos los sentidos.

Pocas veces tenemos la oportunidad de compartir aplausos y carcajadas cómplices en una sala de cine. Hay que aprovechar la ocasión y saborear el arroz de una película que no está ni crudo ni pasado. Todo está en su punto exacto de cocción. Cinema verité del de verdad (valga la rec-dundancia).

 

NOTA: 9

Lo mejor: el gran virtuosismo con el que Paco Plaza ha conseguido resucitar una saga que podía parecer perdida. Chapeau a los actores protagonistas, al casting en general, sus aspectos técnicos y su continuo empeño por divertir. Nada chirría en la película, ni siquiera sus continuas referencias ligadas a la actualidad u otros múltiples guiños al metalenguaje audiovisual.

Lo peor: alguna escena está metida con calzador o pillada por los pelos, pero el resultado es tremendamente masticable y disfrutable. El final es perfecto, pero en ciertos momentos parece recrearse un poco hasta llegar a él. Cuesta mucho encontrar defectos en una cinta que lo tiene todo para ser genial y que cumple con creces cada uno de su propósitos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *