Aquellos que ya peinamos canas tuvimos la suerte de disfrutar como enanos de las genialidades del cine de los años 80 y primeros 90. Una época irrepetible de la que se renegó hasta la saciedad pero que con el paso de los años ha terminado colocando en el lugar que se merece. Vamos a intentar