Para John McClane es difícil morir; análisis rápido de la saga “La jungla de Cristal”

Con motivo del estreno de “La Jungla: Un buen día para morir”, aparte de la maratón de ocho horas, vamos a analizar las cuatro primeras películas de “La jungla de cristal”, protagonizadas por Bruce Willis y que con sólo leer el nombre del film sabemos que estamos ante unos films repletos de acción, con momentos de humor y tensión.

 

“La jungla de cristal”

Estamos en 1988, terminando una década gloriosa de películas de acción; “Terminator”, “Rambo”, “Robocop”, “Los inmortales”, “Arma Letal”,… Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone erán sinónimo de disparos, sangre y muerte. Llegaría a la cartelera una película que la protagonizaría un tal Bruce Willis. Sí, ese actor al que vimos en la serie “Luz de luna” y que apenas habiamos visto antes en la gran pantalla. Sí, ese hombre sería el protagonista de un film titulado “La jungla de Cristal”, historia de John McClane, un policía de Nueva York que va a Los Ángeles para volver a intentarlo con su ex-esposa. Ella está en una fiesta de navidad en el edificio Nakatomi Plaza (edificio que en verdad se llama Fox Plaza) y decide ir a verla. Pero, por casualidades de la vida, el edificio es tomado por doce terroristas para robar 640 millónes de dólares. Casi nada. Y por otra casualidad, John consigue no ser visto por los malos. Y ahí está McClane, descalzo, como niño con juguetes nuevos en el día de los Reyes Magos. En un edificio, con muchos malos malísimos y la escusa perfecta para disparar y matar terroristas. Y así hace un dos por uno y vuelve con su mujer, si sobrevive tanto ella como él, claro. Y lo consigue.

Estamos ante una muy buena cinta de acción, puro entretenimiento para el espectador, en el que el protagonista, más que un héroe, es un anti-héroe (de muy mal humor, que no se parece en nada al físico de Schwarzenegger y Stallone,…) pero puede que sea por eso, llegue más al público (recordemos que Willis realizó todas las escenas de acción del film). El film obtuvo muy buenas críticas, obtuvo cuatro nominaciones a los Óscar al mejor montaje, a los mejores efectos visuales, al mejor sonido y a los mejores efectos de sonido y que, con un coste de 28 millones de dólares, recaudó 140 millones de dólares y lanzó a la fama mundial a Bruce Willis. Sería la primera vez que oiriamos la famosa frase “Yippi ka yei, hijo de puta”, veriamos a Carl Winslow (el de “Cosas de Casa”) y como un chino terrorista que mira alrededor antes de robar chocolatinas y comerselas (estás secuestrando un edificio, ¿has secuestrado un edificio y te preocupas por una chocolatina?).

 

“La Jungla 2: Alerta roja”

Dos años más tarde del estreno de la primera película, había que aprovechar el éxito cosechado, por lo que volvemos a ver a John McClane metiendose sin querer en problemas. Pero ahora hay que hacerlo más difícil (para que no se note mucho que estamos copiando la idea original, cambiemos algunas cosas) así que ahora, los malos terroristas deciden “liarla” en un aeropuerto. John andará por el aeropuerto para recoger a su ex que ya no lo es y, por casualidades de la vida, tendrá que solucionar todo el follón, cosa que la policía no lo consigue.

La sombra alargada de la primera entrega es alargada por lo que estamos ante una película más floja de guión pero “arreglado” con más muertes y explosiones. Las críticas no fueron tan buenas como la primera parte y, con un presupuesto aproximado de 70 millones de dólares, recaudó 240 millones de dólares en total. Tenemos a Franco Nero en el reparto, volvemos a ver a Carl Winslow, hay un viejo que vive en los pasillos ocultos del aeropuerto y veriamos en una escena imágenes de “Los Simpsons” y un cartel de “Arma Letal”.

 

“La jungla de cristal 3”

Cinco años pasaron desde la segunda entrega hasta esta nueva película en la que John McClane vuelve a ser protagonista pero sin querer, ya que un malo malísimo (un formidable Jeremy Irons) lo pone en el centro de atención de su ira y lo paga con la ciudad de Nueva York. En verdad es una escusa para robar en la mayor reserva de oro de la ciudad pero nuestro querido héroe, con la ayuda de Zeus (interpretado magistralmente por Samuel L. Jackson) intentarán impedirlo.

Posiblemente es la mejor película de la saga, ya que hay toques de humor, un compañero de “viaje” que a primera vista no tiene nada en común podrían ser la pareja perfecta, acción por las calles de Nueva York e intriga con las preguntas de “Simon dice” y con lo que va a pasar. Con un presupuesto de 90 millones de dólares, recaudó algo más de 366 millones de dólares en todo el mundo. Como curiosidad, en la versión DVD americana hay un final alternativo; en esta versión se supone que el atraco ha tenido éxito, y que McClane fue usado como cabeza de turco por todo lo que ha ido mal. Es despedido de la NYPD después de más de 20 años en el cuerpo y el FBI le quita la pensión. En esta versión el criminal se deshace o engaña a la mayoría de sus secuaces, se lleva el oro a un lugar seguro (Nueva Escocia) y convierte los lingotes en estatuillas de monumentos conocidos (en este caso del Empire State Building) para que el botín pueda salir de forma inadvertida del país.

 

“La Jungla 4.0”

Doce años más tarde y con el boom de los remakes, reboots y secuelas, no podía faltar una cuarta entrega de “La Jungla de Cristal”. En estos tiempos donde la tecnología controla casi todo, unos hackers/grupo terrorista bloquea el sistema de ordenadores que controla las comunicaciones, el transporte y el suministro de energía. Afortunadamente, y sin quererlo una vez más, John McClane viene al rescate.

Intentan repetir éxito de la tercera con poner a un “compañero de viaje” a Bruce Willis aunque esta vez pasa más a un segundo plano (no tiene ni el carisma ni la fuerza en pantalla, tanto del personaje como el actor, de Samuel L. Jackson). La acción pasa a ser muy exagerada por no decir imposible (helicóptero derribado por un coche, aviones caza que destruyen puentes,…) pero aún así, se deja ver la película. Con un presupuesto de 110 millones de dólares (el más caro de la saga hasta el momento, incluyendo la quinta parte), recaudó en todo el mundo 383,5 millones de dólares. En esta entrega, podemos vez a la hija de John McClane, al actor/director Kevin Smith.

 

Y se acaba el análisis. Puede que la quinta parte no sea la sombra de lo que fue las anteriores entregas (la tenemos pendiente por ver) pero siempre le daremos una oportunidad a John McClane de que vuelva a salvar la humanidad o, por lo menos, una tarde aburrida nuestra gracias a sus proezas y su mal humor.

 

 

Información sacada de Wikipedia e IMDB.

Datos de taquilla sacados de Box Office Mojo.

Infografías sacadas del Facebook de Fox.

One Comment

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *